Por / 12th diciembre, 2016 / Sin categoría / No Comments

Casi 3.000 años de historia atesoran las aguas azules y arenas blancas de Alicante, la ciudad adherida al sol, la tierra de los maestros arroceros, el paraíso de los deportes acuáticos y una oferta cultural que nunca duerme. Sus rincones de ensueño garantizan diversión en cualquier ciclo del año, postulándose el invierno como una estación excelente para empaparse de la magia de los paisajes y contrastes de la Costa Blanca. Disfrutar de unas vacaciones en Alicante en el periodo hibernal supone una ventaja para el espíritu y la cartera. Y es que conocer sus encantos en una época menos concurrida que la veraniega permite una atención exquisita a las joyas de la provincia y un desembolso menor. Sólo tienes que seguir esta guía de recomendaciones y datos de interés para exprimir tu escapada al máximo.


1. Clima

El sol brilla más de 300 días al año por un microclima que convierte Alicante
en el lugar de residencia ideal para deportistas en invierno, gracias a una temperatura que ronda los 16 grados y no suele bajar de los 12. La lluvia no se prodiga, así que no sacarás de la maleta el chubasquero; en ocasiones bastará con un atuendo de entretiempo.

2. Lugares emblemáticos

Los Valles Moriscos, a media hora de la costa alicantina, son un tesoro de adobe, palmeras y huertas que puedes combinar con otra visita a las Cuevas de Canelobre (Busot), una sorpresa en forma de estalactitas y estalagmitas (visitas guiadas; 3,50 y 7 euros). Otro espectáculo para la vista es la Isla de Tabarca, con 60 habitantes y a 22 kilómetros de Alicante (se llega en barco desde el Puerto Deportivo; 19 euros. Gratis para niños).

3. Actividades

Pasear junto al mar cura el alma, así que no dejes de contemplar las olas de la playa de Levante (Benidorm), Carrer la Mar (El Campello), La Caleta (Villajoyosa), la de San Juan (el TRAM sale cada media hora) y la de Postiguet, con la opción de jugar al voleibol bajo la mirada del Castillo de Santa Bárbara (entrada gratuita). Si prefieres emociones diferentes a la tranquilidad que aporta caminar, apúntate a las rutas de senderismo o a las atracciones de Terra Mítica o al Safari Aitana si viajas en familia.

4. Gastronomía

No cierres tu estancia  sin reservar en Apartamentos Tito y  sin probar la mistela, la horchata, el pescado fresco y la religión culinaria alicantina, el arroz (en algunos establecimientos puedes elegir entre 20 variedades). En uno de los lugares “donde mejor se come del mundo”, como declaró Ferrán Adriá, las tapas coleccionan aplausos (especialmente en el colorido barrio de Santa Cruz el más laureado de la ciudad),

© dani moreno https://farm2.static.flickr.com/1497/24378030202_d1da470868_z.jpg

© dani moreno

así como las heladerías artesanas y los vinos de la tierra (el enoturismo gana adeptos).

 

 

 

 

 

 

Las playas, la comida, los museos o la montaña son algunas de las mil razones para visitar Alicante. También en invierno, donde el sol no se esconde y participa de la diversión, en pareja o en familia, con magníficos planes que lo convierten en el mejor destino de la Costa Blanca.


Deja un comentario